CUIDADOS EN EL DETERIORO DE LA DEGLUCION

El pasaje del bolo alimenticio hacia la laringe y posteriormente al esófago se denomina “deglución“.

La dificultad en la deglución o disfagia es la dificultad en propulsar con eficiencia y seguridad el bolo de alimento hacia la faringe y el esófago.
La deglución es un acto neuromuscular complejo en el que en un tiempo inferior a un segundo la orofaringe cambia de de vía respiratoria a vía digestiva y se produce la propulsión del bolo alimenticio.Para ello se requiere la integridad de múltiples arcos reflejos,con la implicación de 5 pares de nervios y de 50 músculos diferentes.

El envejecimiento normal comporta cambios en la fisiología de la deglución que por sí mismos no provocan disfagia, pero sí un riesgo de aspiración si el paciente se debilitara por cualquier problema.

Deglución

Dependiendo del tipo de problema de deglución o disfagia, el médico dará una serie de pautas y recomendaciones. No obstante se pueden dar una serie de reglas generales.

Recomendaciones del entorno

  • Propiciar un entorno relajado, evitando ruidos y distracciones, de forma que la persona esté concentrada al comer.
  • La persona tendrá miedo a atragantarse, por ello se debe de transmitir tranquilidad y seguridad.
  • Se debe tomar el tiempo necesario para la alimentación , sin mostrar prisa ni inquietud.
  • Mantener un horario regular para las comidas.

Recomendaciones al paciente

  • Propiciar una posturta óptima de la persona para comer:
    • Sentar al paciente bien incorporado y cómodo.
    • La cabeza debe de estar ligeramente flexionada hacia delante.
    • No acostarlo ni reclinarlo justo después de comer. se debe esperar por lo menos una hora.
  • Si lleva dentadura postiza hay que asegurarse que esté bien colocada.
  • Si hay que asistir la alimentación, la persona se debe de poner a la misma altura. Si sólo hubiera que estimular a que la persona coma pueden ser útiles utensilios adaptados.
  • El alimento no se tiene que colocar en el fondo de la boca, sino en la parte de la misma no afectada y evitando tocar los dientes.
  • Tomar poca cantidad de comida a la vez y dar sorbos pequeños.
  • Dejar tiempo en bocado y bocado.
  • Controlar que no se acumule comida en los laterales de la boca.
  • Favorecer la concentración en el acto de tragar, indicando a la persona que aguante la respiración mientras traga.
  • Mantener la higiene bucal tras la comida, cepillando los dientes y enjuagando la boca.

Recomendaciones alimenticias

  • Los alimentos deben de tener texturas uniformes, sin grumos ni pieles. Por ello es recomendable pasarlos por el chino, garantizando así la consistencia adecuada de los mismos.
  • Evitar alimentos secos como el pan tostado, las patatas fritas, galletas, etc…
  • También se deben evitar alimentos pegajosos como el arroz, el pan de molde, las verduras crudas,etc…
  • No se deben dar alimentos que se disgreguen en la boca o tengan doble textura, como la sopa de fideos o el arroz.
  • Evitar alimentos dulces y cítricos porque favorecen la salivación y espesan la saliva.
  • Utilizar espesantes o gelatinas para poder hidratar correctamente a la persona.
  • El uso de pajas para beber porque favorecen el atragantamiento.
  • Servir platos a temperatura ambiente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *